Estreno de la semana: À perdre la raison. Bélgica,2012

a-perdre-la-raison1Dirigida por Joachim Lafosse, esta cinta se estrena este viernes en los cines ¿de toda España? (o sea Madrid y Barcelona y poco más).

Lafosse disecciona un complicado juego de locura que se incrementa a cada minuto. Consigue que la atmósfera sea tan irrespirable como lo es la vida de su protagonista.

joachim-lafosse

En À perdre la raison se confunde la bondad, la ayuda con la dominación y la prepotencia. Se confunde el amor con la sumisión y la ilusión con la rutina. Emilie Dequenne está simplemente sublime. Parecía imposible que esta actriz volviera a dar a luz un personaje con tanta intensidad, matices y aparente simpleza como el que le descubrieron los hermanos Dardenne para Rosetta. Pero en esta cinta belga, se crece.

Ella pierde la razón y con ella todos nosotros, porque el cine es eso, un camino en el que director, equipo, personajes, todos viven, sienten, sufren, superan una misma historia. Y la meta es hacer que el público también lo consiga.

Tiene una corta carrera este cineasta belga, pero hay que seguirle la pista. Cuatro creaciones, pero suculentas:

 

propiedad

1) Propiedad privada del año 2006. Protagonizada nada más y nada menos que por Isabelle Huppert y Jeremie Renner. Se presentó en el CinemaJove de Valencia. La película disecciona entre el cine de los Hermanos Dardenne y el de Claude Chabrol los entresijos de una madre y sus dos hijos adultos. Los conflictos ante la propiedad y ante las posesiones y los vericuetos del amor y el odio.

ça rend hereuxe

2) Se le hace feliz, también del 2006. Una comedia dramática donde el metacine adquiere un importante papel. Una película sobre cómo convivir con su propia familia.

eleve libre

3) Élève libre es una delicada película del año 2008. Premio Luna de Valencia a la mejor película en el Festival CinemaJove de Valencia. Sensibilidad desatada y mucha sutileza a la hora de contar una historia dura y difícil, lecciones privadas de un maestro a un alumno. Es tenista, tiene 16 años y está a punto de echar todo su curso por la borda. Un treintañero decide acogerlo para enseñarle a estudiar, a comprender, a vivir. Las lecciones van mucho más allá, traspasando los territorios meramente educativos. Y lo aprendido a veces no puede ni siquiera contarse. Después de À perdre la raison sin duda la mejor película de Lafosse. Sin duda, a la manera de François Ozon

Y la cuarta, como todos sabemos, es esta joyita que sin duda se encuentra entre las mejores de este año: A perdre la raison, no se la pierdan, porque realmente merece la pena, y si tienen oportunidad conozcan más en profundidad a este autor belga, porque sin duda, tiene mucho que decir aún.

Anuncios