San Sebastián: Día 4

Y llegó el cine rumano a la sección Perlas de otros festivales con la película Child’s pose (La postura del hijo) del realizador Calin Peter Netzer que se alzó con el último Oso de Oro en la Berlinale. Pueda ser que veneremos Gloria o pueda ser incluso que la sombra de la gran película rumana de los últimos años: 4 meses, 3 semanas y 2 días, sea muy alargada. Pero sinceramente esperábamos más, mucho más. No es una falta de ritmo, como algunos reclaman, tampoco una falta de historia porque aunque mil veces vista la tiene y muy buena. Ni muchísimo menos el problema viene del lado de las interpretaciones, porque sobre todo en su actriz protagonista, el director guarda una de sus principales armas. El problema entonces viene de la empatía. La mímesis que esa mujer adquiere con su personaje, esa Madrina total de un clan que se le va de las manos, no es suficiente, para que el espectador de a pie, tampoco el crítico, decida seguirla.

Ella lo hará todo por preservar sus intereses y los de los que la rodean y cuando digo todo es todo. En ocasiones pienso que es una vuelta de tuerca a El Padrino de Francis Ford Coppola pasada por lo conseguido por Animal Kingdom hace unos años. Si a eso le añadimos la fría sequedad de Rumanía, obtenemos Child’s pose. Podría haber sido mucho peor, porque evidentemente no se trata de una mala película, pero sólo con Gloria ya el premio le quedaba grande.

Casi a la hora de la comida, con los pinchitos atragantados, después de una cola inmensa, entramos en uno de los cines principales ataviados con nuestras gafas 3D a la presentación también en Perlas de la última película del director Alfonso Cuarón, quien en el pasado demostró sus dotes en la escritura con Y tu mamá también y sus excelencias en cinematografía desarrollando una de las mejores direcciones de los últimos años: Children of men (Hijos de los hombres). Gravity de Alfonso Cuarón en sus primeros pases en todo el mundo, sólo adquiere críticas positivas por doquier y se habla de ella como una de las películas de ciencia ficción máss importantes de la historia. Y en algo tienen razón, Gravity es impresionante. Sin duda alguna, el mejor 3D que yo haya podido ver, por no decir el único. Si hay una palabra que pueda definir esta película esa es la tensión. Tensión máxima y frenética. Hablemos por tanto primero de sus virtudes y después desarrollaremos un poco los defectos.

Entre las primeras se encuentra una dirección sublime que lanza a este realizador mexicano al olimpo directamente, Cuarón ya está en otra dimensión. Un montaje inquietante y vertiginoso que hacen que la película casi baile al son de los planetas, las galaxias, las estaciones espaciales y los meteoritos. Atención al plano secuencia inicial de casi quince minutos de duración. Fascinante y prodigioso. ¿Y entonces cuáles son los peros? Los defectos de Gravity descansan como siempre en el defecto principal de la mayoría de las películas hollywoodienses: un guión neutral, sin grandes diálogos, ni memorables y sobre todo, un desenlace previsible y maniqueo. La regla siempre se cumple y eso es algo que aprendimos estudiando Guión de cine y ya nunca podemos obviar; si en la segunda parte el personaje principal parece que nunca conseguirá su objetivo; en la tercera un giro de los acontecimientos le llevará a su alcance, y viceversa. George Clooney (cara pan dos con permiso de Ben Affleck y Matt Damon) y Sandra Bullock (de la que segumos sin entender que cuente con una estatuilla) no ayudan a hacer esta historia inolvidable. Más bien intentamos pensar que no son ellos quienes les ponen caras, para disfrutar de una factura técnica impecable.

Gravity ganará probablemente el Oscar en febrero del 2014 y será una de las películas que más se merezcan la estatuilla en los últimos años, aun así habría preferido otros intérpretes menos conocidos y que supieran interpretar y algún cambio en el guión que no la volviera tan pretendidamente melodramática, hagiográfica y facilona. Aún así, gran película y eso viniendo de Estados Unidos, es decir mucho.

Vivir es fácil con los ojos cerrados se presentaba en la Sección oficial del festival respaldada por su director David Trueba y por sus protagonistas: Javier Cámara (lo único reseñable de esta cinta), Ramón fontsere, Frances Colomer y Natalia de Molina. Y bueno, si son fans de Cuéntame, si les gusta la España de los sesenta, el circo y la pandereta y si encima les gusta el dulce, esta es su película. Pero sino, por muchos aplausos que obtuviera la película, por mucho que pueda convertirse en la sorpresa de esta edición ya que es película consenso: Gusta a casi todo el mundo, yo me aburrí, me dormí y me reí, eso sí que es cierto. De esta cinta lo mejor que se puede decir es que es simpática y es para pasar un rato entrañable, pero si lo que quieres es pasar un rato increible o interesante, esta cinta no tiene esos valores.

Los Trueba aburren, se pongan como se pongan. Y no, no me interesan, a pesar de que sus personajes sean unos enamorados de las canciones de los Beatles, a pesar de que tengan alma, a pesar de que realicen un viaje iniciático los tres para unirse en sus soledades, a pesar de que todo pudiera llegarme, hay algo que falla. No me lo creo, porque es una cinta realizada exclusivamente para eso, para contentar a casi todos, sin que destaque en nada, porque es como enseñar un pastel que has hecho cinco minutos, frente a las rosquillas de la abuela que tardaban horas en hornearse. Bueno estará, pero no comparemos. Pues bien, vista está, y olvidada también. Porque como les digo a muchos de mis amigos, cuando vemos tantas películas, las recordamos para poder escribir sobre ellas, pero cuando el tiempo pasa, el único recuerdo es de aquellas películas que realmente nos dejaron huella y esta no es una de ellas.

Por último y para completar el día acudimos a la llamada de Horizontes Latinos con una película brasileña de curioso título: O lobo atrás da porta de Fernando Coimbra, es un culebrón pero en tono social, más cercano al cine de los Dardenne o Walter Salles. Todo en torno a la desaparición de una niña y la investigación alrededor del caso. Los padres de la niña relatan su historia y la amante del padre va descifrando la verdadera historia de amor y odio que está detrás de otro. No es una grandísima película pero debemos recordar que es una ópera prima. El pulso es intenso y desgarrador en ocasiones e interpretativamente la película está mayúscula. Coimbra ama estar en San Sebastián y nosotros descubrir todas estas películas latinas.

Mañana será un día intenso. La lluvia no acude este año, hace un tiempo estupendo, quizás porque la programación no es tan decepcionante..

Anuncios