Otel-o triunfa en el Madrid PNR

Lo avisamos, entre las películas seleccionadas para esta nueva edición, la número 22 del Festival de cine Madrid PNR, eran de lo mejor de la cosecha del último cine español. Recordábamos en un reciente tweet los pases de Casting de Jorge Naranjo; Los increibles de David Valero o Otel-lo de Hammudi Al Rahmoun Font. Las tres cintas han copado el palmarés cuyo premio a la mejor película ha ido a parar precisamente a esa peculiar adaptación de Shakespeare metacinematográfica.

otel-lo

En el centro, el director de Otel´lo: HAmmudi Al Rahmoun Font
Fotografía de Mario Zamora.

Aún no se ha estrenado en España en salas comerciales, la hemos podido disfrutar en el Festival Cinema d’Autor de Barcelona y en alguna otra cita festivalera. Otel·lo es ese cine español al margen, ese que despunta y del que todos hablan pero que nadie recuerda en los premios oficiales. Nunca veremos a películas como Otel·loconsiguiendo siquiera una nominación al Goya, ni por asomo recibiéndolo.

Otel·lo es cine libre, cine comprometido y reflexivo. Es un experimento fílmico que cuestiona todas las artes y sobre todo que cuestiona al hombre en su propia esencia. Es una vuelta de tuerca a una obra de Shakespeare donde los celos y la manipulación se dan la mano en una historia de amores y codicia. No es la típica recreación de una obra de Shakespeare sino la necesidad de realizarla. La película es metacine. Es un ficticio rodaje sobre esa misma historia y es en esa falsa realidad donde renacen los temas de Shakespeare, donde se manipula a los actores para obtener el resultado perfecto o donde los celos hacen el ambiente irrespirable.

El experimento es mucho más radical cuando no se cuenta apenas con dinero. Y es el caso. Hammud Al-Rahmoun Font dirige esta película después de haber pasado por la Escac (Escuela de cinematografía de Cataluña) como alumno, ahora da clases alli. Es sin duda, esta facultad, uno de los pocos trampolines que existen en la actualidad en España, para poder hacer cine de calidad, que sea visto y estrenado en toda nuestra geografía.

Vamos a recordar una entrevista que realicé a su director y colega Hammudi Al-Rahmoun Font en la plataforma 400films.com:

  • Cuéntanos quién es Hammudi AL-Rahmoun Font. De dónde viene y qué estudia.

Como dato de interés, siempre explico que soy hijo de un Sirio y una catalana porque todo el mundo me pregunta por mi nombre. Nací en Barcelona. Estudié en la ESCAC, me gradué ya hace algunos años y ahora doy clases allí. Mi contacto con el cine fue en forma de refugio. Cuando era adolescente, nos pasábamos las tardes y los fines de semana encerrados en un local que teníamos con un amigo, un garaje/trastero de su familia que nosotros habíamos maqueado con sofás que habíamos cogido de la calle. Teníamos una tele ELBE y un VHS. Estar allí viendo una peli eran dos horas de placer y evasión de una realidad que no nos hacía demasiado felices.

  • ¿Por qué esa necesidad de contar historias?

Creo que lo que es realmente adictivo es el proceso de creación. Es más necesidad de crear, de ser creativo. Supongo que es una forma sana de canalizar energía, de hacer algo bueno con ella.

  • Parece Otel-lo un experimento, una necesidad de descubrir cómo es el mundo del cine y de la dirección desde dentro. ¿Cuánto hay de experimentación e improvisación en todo el proceso?

Hay mucha experimentación. Tenía una gran ventaja, poco dinero es igual a zero presión. Eso te permite lanzarte a hacer algo que no tienes ni idea de si tiene demasiado sentido. Teníamos referentes y siempre me inspiro y copio cosas que me gustan pero había una parte que la dejamos totalmente a la búsqueda. Con la intención de sorprendernos.

  • ¿Por qué Shakespeare? ¿Por qué Otelo?

Shakespeare, porque trata de una forma muy clara nuestras emociones primarias. Otelo, porque toca los dos temas que me interesaban, manipulación y celos. Adaptar un clásico tan famoso tiene también un valor que yo quería aprovechar, la gente se sienta a ver tu película sabiendo muchas cosas de la historia. Ésto, si lo juegas a tu favor, te permite construir desde otro lugar.

  • ¿Cómo fue el casting? ¿Eran actores profesionales? ¿Se conocían entre ellos?

El anuncio que hicimos circular pedía actores no profesionales. Con Ann hice una excepción. Ella estudiaba teatro y había hecho algunos cortos, yo quería alguien que no hubiera hecho absolutamente nada, pero me gustó en la entrevista. Para Youcef fue su primera experiencia. No se conocían. Hicimos dos semanas de ensayos antes del rodaje, básicamente, para pillarnos confianza.

  • ¿El guión era sólido y rígido o se iba generando a raíz de los acontecimientos?

El guión era sólido en cuanto a que debía pasar por ciertos puntos dramáticos. En cada escena debía pasar algo concreto para que la construcción funcionara. La improvisación estuvo en el “cómo” llegábamos a dónde necesitábamos.

  • En el cine, en el rodaje, ¿es más dura la realidad o la ficción?

No sé si dura, pero sí tengo claro que, en el rodaje, la ficción es más aburrida. La realidad te sorprende. Hitchcock decía que le daba palo el rodaje porque era luchar para que se hiciero bien lo que él ya tenía dibujado.

  • ¿Cuáles son tus influencias cinéfilas y artísticas en general?

Muchas y muy variadas. Soy consumidor sobretodo de cine norteamericano. De adolescente me flipaban las pelis de gangsters así que los primeros “grandes” que admiré fueron Scorsese y Coppola. También me encantaba Pulp Fiction y nos la poníamos hasta aprendernos los diálogos de memoria. En la carrera descubrí a Cassavetes. Me caló por su manera de entender el cine y la interpretación, creo que es el primer cineasta al que admiré por cómo era y no sólo por las pelis que hacía. Lars Von Trier me parece un gamberro y me interesa lo que hace. Soy fan de Michael Mann, de Miyazaki, de Kurosawa, de Malik, me lo paso teta con Nolan, y la lista es larga.

 

Casting ha conseguido una mención especial del Jurado y David Valero con Los increíbles el Premio de la crítica. Este ha sido todo el palmarés;

-Premio al Mejor Largometraje: “Otel-lo” de Hammudi Al-Rahmoun Font
– Primer Premio al Mejor Cortometraje: “La alfombra roja” de Manuel Fernández y Iosu López
– Segundo Premio al Mejor Cortometraje: “El ruido del mundo” de Coke Riobóo
– Premio al Mejor Cortometraje Socios PNR: “Color Thief” de Violeta Barca-Fontana
– Premio de la Crítica al Mejor Largometraje: “Los Increíbles” de David Valero
– Mención Especial de la Crítica al Mejor Largometraje: “Casting” de Jorge Naranjo
– Premio del Público al Mejor Cortometraje: “Durandal” de Juan Manuel Romero Gárriz
– Premio Framer: “El hijo” de Venci Kostov
– Premio Uptofest al Mejor Largometraje: “Marhaba” de Sergi Cervera
– Premio Uptofest al Mejor Cortometraje: “Fuga” de Juan Antonio Espinares
– Premio TAI al Mejor Cortometraje: “Presence Required” de María Gordillo
– Mención Especial al Mejor Cortometraje: “About Ndugu” de David Muñoz

 

Anuncios