Argencine deja su huella con La corporación

3

Huellas es una coproducción entre Argentina y España dirigida por Miguel Colombo. Un documental que se convierte en segundo largo tras Rastrojero. A partir de una fotografía, el director narra en primera persona, la historia de su abuelo. Un italiano llamado Ludovico que combatió en la Segunda Guerra Mundial. Las huellas que Ludovico dejó han marcado a todos sus descendientes, una abultada familia, ya que su vida estaba llena de contradicciones y de mentiras. Su doble vida lo era tanto a nivel afectivo, como político e ideológico. Miguel Colombo camina tras las pequeñas marcas que dejó en su vida. Recorre los pasos de su singular existencia. Configurar todo lo que le ocurrió, descubrirlo y sentirlo es la llave para asimilar el presente de muchos de ellos. Los secretos pueden estar guardados en el aire, en los lugares que Ludovico visitó, en el árido desierto o en los silencios de aquellos que le conocieron. Esa puede ser la tuerca para volver a sentirse familia. La película compitió en el 27ª Festival Internacional de cine Mar de Plata en el año 2012, donde recabó buena parte de elogios. Huellas es un documental sentido y transitorio, un paso hacia la autoconciencia de nuestros propios genes, hacia la determinación del querer saber y no olvidar, hacia el homenaje a nuestros mayores, sean cuales sean sus particulares existencias. Con una fotografía preciosa y mucha sensibilidad, Colombo se acerca a la figura de su abuelo y así puede conocerse a sí mismo. Y conocer a familiares que le parecían tan distantes. Un acierto de este y de muchos documentales latinos es la utilización de la voz en off, como narración en primera persona, porque esa dulcificación de la palabra permite que las imágenes se presenten de manera más placentera. El ejemplo perfecto sería Nostalgia de la luz, introducida y narrada por su director Patricio Guzmán.

pelicula

Y de repente, llegó la sorpresa, la ilusión, la película que sin ser perfecta no te sacas de la cabeza. La corporación del director, productor, fotógrafo, guionista, montador… Fabián Forte. Mala Carne y Celo son sus anteriores largometrajes de ficción. La corporación entronca con Familia de Fernando León de Aranoa y con Abre los ojos de Alejandro Amenábar pero lo hace con un estilo mucho más teatral llegando al cine de Juan Carlos Fresnadillo (Intacto). Sin desvelar demasiado del argumento de la película porque le haría perder gracia, habría que preguntarnos cuanto estaríamos dispuestos a dar por hacer realidad nuestros sueños. Y hasta qué punto serían reales de verdad. La corporación mantiene contenidas nuestra codicia, aspiraciones, sueños y también las desilusiones y la soledad que se produce en nuestra alma al no poder verlos cumplidos. En un mundo que todo lo trastoca, que todo lo deforma, que todo lo compra, los sueños parecen poder cumplirse, pero nunca a nuestro modo, nunca siendo nosotros los demiurgos, los artistas que recogen las cuerdas de las marionetas y las accionan para que se comporten, anden, rían y sientan como nosotros queremos. La interpretación protagonista recáe en un fantástico Osmar Núñez. Sus deseos son órdenes para muchos porque tiene el poder para ejecutarlos. Se hablará de esta cinta, estoy seguro, y podría tener un estreno y un público asegurado en España, si alguien apuesta por ella.

Ni un hombre más ha sido el último largometraje de Argencine 2013 y después de un día con unas películas notables, algo tenía que disminuir el nivel. La cinta de Martín Salinas que no llega a ser mala está vacía de objetivos, es un entretenimiento sin mayores pretensiones en su hora y media de metraje. Lo que iba a ser un road trip a lo Bonny and Clyde se convierte en una divertida huida y llena de humor negro, donde nadie es quien dice ser y todos quieren el dinero. Lo único que parecen tener claro todos los personajes es que no deberían buscar a Ni un hombre más, porque sólo les dan problemas. Martín Salinas dirige una buena comedia, con desternillantes diálogos y un entretenimiento puro con grandes interpretaciones, sobre todo la de la actriz Valeria Bertucceli.

Mañana nos quedan sólos cortos de Argencine y recuperar ese documental: La chica del sur que nos perdimos el primer día, de alguna manera. Si no la habéis visto aún, esta tarde: Jueves 10 a las 19.30 podéis ver la que posiblemente sea la mejor película de esta selección de Argencine 2013: De martes a martes.

 

 

 

Anuncios