Sevilla encumbra a El desconocido del lago en su X Edición

 

el desconocido del lago

Nervios y algo de espera esta mañana para conocer en la rueda de prensa las películas que se alzaban con los premios en las diferentes secciones. El director del Festival de cine europeo de Sevilla, Jose Luis Cienfuegos, ha sido el encargado de presentar a los miembros del Jurado y tras su segundo año al frente de esta cita, ha analizado la acogida increible por parte del público de este año. Las salas estaban abarrotadas, la prensa muchas veces se ha quedado sin las codiciadas entradas reservadas para cada sesión. Este hombre, tras su paso por Gijón ha sabido dotar a Sevilla de una marca y una estrategia ineludibles y muy reconocibles. El cine de autor europeo que se proyecta en Sevilla no sólo recae en los grandes nombres sino en el cine que se resiste, el cine que lucha por permanecer y ser mostrado.

Un cuidadoso jurado en la sección oficial, formado por gentes con una mirada muy particular hacia el terreno audiovisual (Manuel Martín Cuenca, Mar Coll, Mira Fornay, Carlotto Cotta y Liza Linardou)se ha decantado este año por una de las películas fuertes del festival: El desconocido del lago de Alain Guiraudie. Su película ha obtenido el galardón “por su sincero y original acercamiento a la naturaleza del amor”. La película obtiene también el galardón a la mejor fotografía realizada por Claire Mathon.  La cinta que Sevilla robó al Lesgaicinemad, se sitúa en un lago donde hay encuentros de cruising, un lugar que alberga un asesinato, sometido al misterio más radicalmente violento y más pasionalmente romántico. Guiraudie rueda con maestría y un pulso y un tempo admirables. Los cuerpos masculinos se someten a su escrutinio así como sus mentes.

El premio Especial del Jurado fue a parar al último León de Oro en Venecia: Sacho Gra de Gianfranco Rosi. Ese fresco de una autopista de Roma se alzó con el segundo premio más importante por  “su manera de retratar la vida cotidiana con extraordinaria sensibilidad y humanidad”

El director, el siempre controvertido, admirado y vilipendiado a la par Tsai Ming-Liang fue el mejor director por la película que causó sensación también en el pasado Festival de Venecia: Stray dogs. Su tempo no es recomendable para personas con prisas y para defensores del ritmo frenético y poco estético. Su cine es poesía pura, sin estridencias y contemplativa. Stray dogs es tan irritante como fascinante, tan dolorosa como incomprensible.

El mejor actor estaba cantado para la nueva gran película del director italiano Paolo Sorrentino. Tony Servillo es el nuevo Marcello Mastroianni en La grande belleza. También reconocida con el premio Eurimages a la mejor coproducción europea. Sorrentino genera una película perfecta, una suerte de Dolce vita con la poesía de Tornatore. Un doloroso humor sobre la búsqueda infinita de la belleza, de la gran belleza, para crear, para sentir, para vivir.

La mejor actriz fue Alexandra Finder, por su papel en The Police Officer’s Wife, una cinta alemana dolorosa y experimental, en la que su director juega con los sentidos y la poética narrativa para crear una sensación de tensión y malestar permanentes. Un Haneke de los sentimientos y una mujer, la de un policía, que sufre la incomprensión de sentirse objeto del amor, del sexo pero también del dolor y los golpes, por parte de su marido, un policia en activo. Cuando todo parece un cuento de hadas, aparece un Terrence Malick alemán y va exprimiendo el mundo de una pareja y su hija en 60 dolorosos y preciosistas capítulos. Más de tres horas de duración y unas interpretaciones en estado de gracia avalan a una cinta de la que el público de a pie, se salía antes de llegar a la primera media hora.

 

El premio al mejor guión fue a parar a Clio Barnard por The selfish giant, una adaptación de un cuento del gran Oscar Wilde, muy cercana al cine de Ken Loach, pero sin moralinas finales. Un estudio sobre la amistad infantil, el valor, la aceptación y el paso a la edad adulta.

Los premios en las secciones Nuevas Olas fueron bien justificados y merecidos, si bien en el terreno de la ficción echamos de menos la cinta Salvo, de la que próximamente podréis leer la entrevista con uno de sus dos directores; In bloom o Nordwest también fueron merecedores de un premio que se llevó Juan Barrero, un joven apadrinado por el gran Luis Miñarro, con su productora Eddie Saeta. La jungla interior gana así el Premio Deluxe Nuevas Olas, “por sus cualidades estéticas, simbólicas y poéticas, por la implicación personal en el proceso de creación de la obra de la protagonista, Gala Pérez, así como por considerar necesario apostar por la distribución de una película que está encontrando serias dificultades para ser mostrada en las salas”. Es un delicioso retrato de las realidades interiores y exteriores de una joven pareja ante la futura paternidad, ansiada y odiada a partes iguales. De cómo cambia su jungla interior al conocer su futura paternidad (la del director) a miles de kilómetros de distancia, en Costa Rica, en otra jungla esta vez exterior.

El Premio Las nuevas Olas de la No ficción fue para el ganador del mejor director en el pasado Locarno, el joven gallego Lois Patiño con  Costa da morte: “por su exploración poética del paisaje físico y humano de un territorio mítico como el Finisterrae”. Una delicia sensitiva con la que conocer un lugar poco aprovechado a través de sus sonidos, de sus gentes, de la música de su oleaje y los olores de sus rocas.

El Premio Mejor Cortometraje Panorama Andaluz: No tiene gracia, de Carlos Violadé, que pudimos disfrutar hace unos meses en Cortogenia. Este es su trailer: 

 

La Nueva sección que aglutina cine que se resiste, fuera de los márgenes y de las ayudas y las subvenciones, cine perseguido y no comercializado, Resistencias, la ha ganado la cinta El triste olor de la carne, de Cristóbal Arteaga. “por la manera en la que el autor representa la crisis a través del rostro  de un hombre que lo está perdiendo todo y muestra su última lucha por la dignidad”.El jurado también ha destacado también de esta película su “sofisticado y disciplinado minimalismo en la narración, que combina el cine de arte y ensayo y el thriller social”.

 

Premio a la mejor película de la sección Europa Junior: Oggy y las cucarachas, de Olivier Jean-Marie.

 

Gran Premio del Público a la Mejor Película de la Selección EFA 2013: Alabama Monroe, de Felix van Groeningen. Risas y aplausos al mismo tiempo cuando se ha escuchado la ganadora porque era lo esperado, porque todos sabían que la nueva suerte de Declaración de guerra mezclada con el regusto de En la cuerda floja, haría las delicias de un público impactado por una dolorosa historia de amor, truncada por la enfermedad y la muerte.

 

IV Premio Europeo de Cine Universidad de Sevilla: proyecto Las novias, presentado porElena López Riera. Este galardón tienen una dotación de 3.000 euros y los participantes han podido presentar un único proyecto de cortometraje, de ficción o no ficción, con una duración inferior a 20 minutos. Con el dinero del premio el ganador se compromete a realizar el cortometraje objeto del proyecto, que será exhibido en la programación del Sevilla Festival de Cine Europeo, en su edición de 2013 o de 2014

La distribuidora Marwin & Wayne, una de las más importantes en el mundo del cortometraje en España, ha otorgado el Premio que lleva su nombre, en la sección Panorama Andaluz a  

, de Rubin Stein.

Y la única pregunta que nos hacemos en esta sección oficial es qué pasó con We are the best! de Lukas Moodyson, claramente una de las favoritas, quizás no obtuvo galardón por tratarse de una comedia, quizás en los grandes festivales, y Sevilla lo es cada vez más, no se atrevan a premiar algo lejano al drama. Pero es, como siempre, sólo una opinión.

Premio del Jurado Asecan para La gran belleza de Paolo Sorrentino y premio Especial del Jurado para 10000 noches en ninguna parte de Ramón Salazar

 

Anuncios