El día más corto: El triunfo de un día para el cortometraje

AF_cartel A5

Este pasado sábado 21 de diciembre, muchos que amamos las películas en formato corto, estábamos de enhorabuena. España había decidido sumarse a una serie de doce países de toda Europa, unidos a Canadá; para hacer que unos días antes de navidad, exactamente el 21 de diciembre, se proclamara EL DÍA MÁS CORTO, por aquello del solsticio de invierno y por ser un día dedicado al cortometraje.

La iniciativa llegaba desde Francia donde desde el 2011, El día más corto es una idea que puso en marcha la Agencia del Cortometraje Francés en 2011 y en la que participaron 2 millones y medio de personas en todo el mundo. En 2012 se sumaron otros países como Alemania, que consiguió organizar 175 proyecciones en 35 ciudades, en sitios tan diversos como guarderías, bibliotecas, cárceles, etc. En 2013 se ha convertido en un evento realmente internacional con la participación de 12 países europeos y la incorporación de Canadá.

“El objetivo principal es dar a conocer el cortometraje al público mayoritario a través de proyecciones de cine gratuitas en las calles y en todo tipo de espacios: plazas, colegios, museos, hospitales, comercios, bares, etc.

Se trata de un evento abierto, a escala nacional, al que pueden sumarse tanto los agentes de la gestión cultural como cualquier entidad pública o privada y, sobre todo, los ciudadanos a nivel particular organizando proyecciones para sus amigos y vecinos”.

La verdad es que fue todo un éxito porque cadenas de tve, cines, casa de cultura, se sumaron y en diferentes sedes incluido desde casa tenías la oportunidad de ver muchísimos cortometrajes entre lo mejor de la producción de los últimos cinco años.

Comenzamos la experiencia a las 11 am en la Academia de cine que había programado los quince cortometrajes preseleccionados para los premios Goya en la categoría de ficción:

  1. Abstenerse agencias de Gaizka Urresti
  2. De noche y de pronto de Arantxa Echevarría
  3. Edificio Ural de Miguel Tejerina y José Fontes
  4. Efímera de Diego Modino
  5. El hombre equivocado de Roberto Goñi
  6. El paraguas de colores de Edu Cardoso
  7. Horizonte de Aitor Uribarri
  8. Hotel Amenities de Julia Guillén Creagh
  9. Jacobo de David del Águila
  10. La gallina de Manel Raga
  11. Live vest under your seat (Volamos hacia Miami) de María Giráldez y Miguel Provencio
  12. Lucas de Álex Montoya
  13. Pipas de Manuela Moreno
  14. Sssh! de Laura M. Campos
  15. Tránsito de Macarena Astorga

Vale que todos tengan su granito, vale que ninguno podamos decir que sea malo, pero alguien debería explicarnos por qué estos y no otros, por qué se queda sin posibilidad de nominación el cortometraje que posiblemente haya obtenido más premios en este 2013: No tiene gracia, por qué Leticia Dolera tampoco podrá ver su Habitantes nominado o por qué muchos de los cortometrajes del catálogo de Madrid en corto de este año, entre los que se encuentran dos delicias como son: Buenos días, resistencia o La media vuelta. También deberían explicarnos como un corto tan bien maquinado y de factura técnica tan increible como Tin y Tina no es ni siquiera recordado.

El mejor, por lo que arriesga, por una dirección exquisita, por una fotografía y un tempo acojonantes viene desde la Escac y se llama La gallina. Parece que estemos viendo un Bela Tarr desde el lado rural de Los santos inocentes. Parece arriesgado meter esto entre los preseleccionados pero si se hace, es cuando no entiendo los olvidos.

Pipas es un corto desternillante de 3 minutos que hemos visto en un sinfín de festivales este año y que consiguió mejor dirección y mejor guión en el JamesonNotodoFilmFest. A estos dos, quizás por el diseño de producción y por el recuerdo que siempre sobrevuela a Jean Pierre Jeunet, quizás por ese mundo infantil reintegrado en un jodido mundo adulto, pudiera unírseles Efímera.

Lucas es un cortometraje que no admite mucha crítica ya que se convierte casi en una película larga, un mediometraje al menos, 30 minutos de duración y termina y sigues queriendo saber qué pasa en la vida de ese joven atractivo que da nombre al cortometraje, cómo ha sido ese viaje complicado que ha realizado, cómo serán sus relaciones con sus amigos, con las chicas a partir de ahora. Y todo sin caer en lo fácil, haciéndonos conocer al “malo” sólo a través de sus inocentes ojos. Genial interpretación e historia.

Sabiendo que es muy difícil que nominen a La gallina, porque su apuesta formal es mucho más radical (y meritoria) por supuesto, nos quedaría una sóla elección dentro de mejor cortometraje de ficción en los próximos Goya, y entre la perfección formal pero historia mejorable (Horizonte), la tensión máxima pero el final previsible (De noche y de pronto) o la vuelta a la memoria  histórica (Jacobo), me quedaría sin duda con De noche y de pronto, porque sin duda te hace pasar un verdadero mal rato. Afortunadamente sólo dura unos minutos pero lo consigue.

Por la tarde acudimos a la Filmoteca Española, cine Doré, donde se presentaban más de cinco horas de cortos de forma gratuita, desde las 18.00 en adelante. Cortometrajes de

Miente (Isabel De Ocampo, 2008). 15’. Chokopulpitos, marketing y cefalópodos (Pablo Llorens, 2008). 14’. Dime que yo (Mateo Gil, 2008). 15’. 75 metros (Daniel Castro, 2008). 12’. Tu (a)mor (Fernando Franco, 2009). 14’. Apuntes sobre el otro (Sergio Oksman, 2009). 13’. La presa (Jorge Rivero, 2009). 17’. Rumbo a peor (Alex Brendemuhl, 2009). 12’ Vivir de negro (Alejo Flah, 2009). 13’. Hemisferio (Alejandro Aboli, Luis María Ferrández, 2010). 10’ La autoridad (Xavi Sala, 2010). 10’. El pabellón alemán (Juan Millares, 2010). 14’. El diario de Manuel (Chus Gutiérrez, 2010). 14’. Morir cada día (Aitor Echeverria, 2010). 13’. Les bessones del carrer de ponent (Anna Solanas, Marc Riba, 2010).12’.

De aquí destacaría Miente, Dime que yo, (ambos ya los habíamos visto), Hemisferio y El pabellón alemán.

En definitiva, un auténtico privilegio y casi 50 cortos en pantalla grande gratuitos. Y la promesa de que si seguimos en España y esta iniciativa continúa, organizaremos una muestra de cortos ese día 21 en alguna sala de Madrid. Pensando en Ascaso, donde como sabéis tenemos el privilegio de programar los cortometrajes, sólo con este día ya podríamos hacerlo. Gracias por difundir, querer y mimar el corto español, porque es uno de nuestros mayores logros como país.

Pero no sólo de cortometrajes españoles vive este formato, en Canal + y en festivales tan importantes como el de Cannes, o myfrenchfilmfestival, se tenía la posibilidad de ver gratis sólo ese día los cortometrajes que habían pasado por dichos certámenes, por ejemplo. Una verdadera delicia y privilegio, que no se debería perder nunca.

Anuncios