LAS MEJORES PELÍCULAS (ESTRENADAS) DEL 2013. TOP 2: TABÚ

tabu1-2

Decía Jesús López Alarcón, a propósito del estreno de Tabú en cines, que se nutre del recuerdo de un recuerdo. Cualquier tiempo pasado fue mejor aunque duela, lo clásico supera a lo moderno, lo moldea. No existiría este Tabú de Gomes sin el Tabú que firmaron Murnau y Flaherty en la sombra. No existiría digo y esto no es un remake ni una nueva manera de ver la historia, sino una película completamente innovadora en fondo y forma que tiene el Tabú clásico únicamente de referencia.

El estilo de Gomes visualmente es potente y estilísticamente preciosista. Se diluye clasicismo con modernidad y crea un nuevo sistema narrativo a través de los recuerdos, de los tiempos recobrados. Se pueden contar las historias de muchas maneras, pero se me ocurren pocas con tanta garra y tanta delicadeza a la vez como tiene esta.

Tabú tiene dos partes claramente diferenciadas: la primera más realista, la segunda más ficticia, aunque se le presupone el recuerdo de un amor perdido pero no olvidado. Ambas entroncan con dos de las corrientes más importantes del cine portugués contemporáneo: la crítica social y el análisis de las costumbres y las idiosincrasias de los pueblos.

tabu-05

Es Tabú una obra magna del cine portugués, por todo lo que consigue y sobre todo, por todo lo que rehuye. Podría haber caído del lado del sentimentalismo, pero no lo hace. O quizás del lado del vacío perfeccionismo estilístico. Pero Tabú es mucho más: Tabú es una delicia de principio a fin, un viaje de lo clásico a lo moderno, un homenaje genial al séptimo arte, lejano a las imposturas y exageraciones de The artist o Blancanieves.

Miguel Gomes es posiblemente la mirada más melancólicamente contemporánea del cine portugués. A caballo entre la crítica y la dirección, sus películas están llenas de alma, de amor al cine, a las costumbres y a los lugares donde se desarrollan las historas. El dónde no es plástico como en Antonioni pero evoca distintas sensaciones a la hora de adentrarnos en sus cuentos. Desde que comenzara con los cortometrajes tras escribir en Pùblico, sus largos han visitado mil y un festivales consiguiendo los principales galardones. Se ha ganado el beneplácito de la crítica con tan sólo tres largometrajes en su haber, por el momento. Los tres evocan al pasado, al amor, a la memoria y al recuerdo de un tiempo perdido que no debería ser olvidado. A unas costumbres y a un tiempo que nos hace ser como somos, humanos, con nuestras fortalezas pero sobre todo con nuestras debilidades. Su cine es bello, lírico, poético y habla del magnetismo de las emociones, de la necesidad de revivirlas.

 

Anuncios