XI Muestra Syfy: Día 3, Coherence y todo lo demás

Coherence-banner

Al final por la mañana la resaca del día anterior, sólo cinematográfica, no nos permitió acudir al pase de por la mañana de esa gran película de Disney, cuya adaptación tuvimos que tragarnos al final del festival: La bella y la bestia. Nos da pena sin duda, porque se trata de uno de los mejores cuentos llevados a la pantalla por Walt Disney.

La tarde comenzó con In fear. Una película mucho más para esa hora que el día anterior con Maniac. Dirigida por  Jeremy Lovering, más conocido como uno de los responsables de la serie de tv Sherlock. Y menos mal porque este despropósito de película se podría resumir en dos chavales que ni siquiera saben que están juntos (vamos que llevan de novios dos ridículas semanas) y al chico se le ocurre la brillante idea de llevarla a un hotel de mala muerte para dar rienda suelta a sus fantasías sexuales. Esa sería la línea argumental pero el problema está en que las señales les llevan siempre al mismo sitio. Y por nosotros como si se muriesen, esta película carece de guión, porque para tenerlo necesita una meta y algún punto de giro y se diluyen. Lo más interesante es cuando otro personaje entra en el coche pero las intenciones también se van evadiendo. Un desastre de película de principio a fin, que nos recordó al Atrocius de años pasados.

Almost human fue una sorpresa. Vale que no sea la leche, vale que se pierda también en otros caminos que en realidad no quería transitar, pero sorpresa gratificante al fin y al cabo. Dirigida por Joe Begos, esta película estadounidense nos cuenta la historia de un hombre que “vuelve” de la nada. Tras ser absorbido por un haz de luz, Mark vuelve para revolucionar todo, para no dejar un sólo alma que sea humana para convertirla. ¿En qué? ¿por qué? Una película con nada de presupuesto que sabe solventar sus problemas económicos a través de un guión rítmico que es cierto que no aporta nada nuevo al género y que ha sido mil veces explorado pero que denota una cierta libertad lejana de muchas pequeñas producciones Low cost.

Antes de Rigor Mortis vimos un corto bastante celebrado por los frikis que allí nos encontrábamos, aunque el mejor del festival vendría antes de Piranha 3DD. Su nombre es El juego inconsciente. Cortometraje de animación dirigido por un canadiense con varias nominaciones y premios internacionales, incluida nominación al oscar por otros trabajos. Se acerca al surrealismo, realiza como un programa de televisión de preguntas respuestas, cercano al Saber y ganar pero personal e intransferible; como si cada uno tuviera el suyo; y cada uno lo utilizara para conseguir ciertas cosas de su inconsciente. Un juego fascinante y divertido engalanado con una animación enriquecedora.

Rigor Mortis fue presentada el primer día por el programador de la muestra como la película que crearía más polémica de todo el festival. Decía que era el Boneboys de este año, y todos en nuestros asientos nos revolvimos y vomitamos casi antes de verla, porque aquella cinta sólo nos dejó algo memorable para estas sesiones frikis: Aplaudir siempre que salía la luna. Sólo eso. Una manía muy Syfy que se irá repitiendo año tras año. Rigor Mortis era algo diferente y sin duda sale ganando, pero en mi impresión decepciona. Su director es un conocido cantante de Hong Kong que realiza aquí su ópera prima “intentando” realizar un homenaje a las películas de vampiros de los años 80. Para mi gusto esta vez se pierde en temáticas y en liar la historia de una manera innecesaria. Quiere hilvanar tantas cosas que se queda sólo en lo que es incuestionablemente perfecto: La estética brillante y  la fotografía. Artes marciales también a raudales para historias antiguas de fantasmas, espírtus, casas encantadas y demonios venidos del más allá para hacernos la vida más complicada. El problema es que a mitad de película nos perdimos en la historia y ya nada tuvo sentido, sólo se veía destrucción muy bien rodada y muchas muchas patadas y algún que otro susto. Y sangre, bastante sangre.

Vino el plato fuerte de la noche y también de la Muestra junto a Snowpiercer: Coherence, venía de ganar el premio al mejor guión en Sitges y eso ya dice mucho. El año pasado Sightseers (Turistas) se alzó con este premio y demostró ser una película viva, super divertida y muy macabra. Y Coherence remata la jugada, un guión estupendo, que sí, que tiene algún cabo suelto. Pero señores, qué dificil realizar una película con tan aparente poco presupuesto, casi todo el tiempo entre cuatro paredes aunque estas cambien y que el peso recaiga sobre lo que se dicen unos a otros y sólo haya ocho personajes. Un guión estupendo y unos actores mejores aún, con una historia increible sobre realidades diferentes en mismos espacios. Una idea parecida a lo que recordamos de otra película presentada en Sitges: Another Earth, ¿Qué pasaría si e vieras a ti mismo reflejado en otro lugar? ¿quién sería el de verdad, tú o la persona que te está mirando? El increible director Denis Villenueve (Incendies) tiene pendiente de estreno la que fue una de las mejores películas de la última edición de San Sebastián: Enemy, basada en El hombre duplicado de José Saramago. Para empezar sobre otras realidades, ya tienen tres películas a las que echarle el ojo: Coherence, Another earth y Enemy. Y si me tuviera que quedar con alguna probablemente sería Enemy, aunque Coherence está muy cerca. En una de las frases más memorables de la película se dice: Pues si existen varias realidades, yo me he follado a tu mujer en cada una de ellas. Sólo por estas películas y por estas frases ante un público entregadísimo, irónico y divertido, merece la pena cada año el Syfy.

El corto de la Muestra estaba dirigido por Carles Torrens, el responsable de uno de los mejores cortos españoles de terror: Coming to town y que también dirigió Emergo de la que mejor no hablamos. Pero lo de Sequence merece un capítulo aparte. Sólo por esa genialidad, esa historia tan increible ya lo merecía. Pero está brillantemente interpretada y su factura técnica es increible. Gracias Carles por hacernos gozar antes de Piranha 3DD.

Por último, la película coña de la noche, parodia de las películas de terror pero más cercana a Jackass o Scaries Movies que una auténtica comedia de terror. Piranha 3DD: Esta vez no la dirigía Alexandre Aja y si la primera era mala, esto no hay por donde cogerlo, pero claro no olvidemos que la vimos en el Syfy, rodeados de frikis, de risas, de aullidos, y así estas películas no sólo entran sino que adquieren otra perspectiva completamente diferente. Entre las frases memorables del día que sí, fueron de esta película: Josh se ha cortado la polla porque me ha salido una cosa de la vagina o un hombre con metralletas como piernas al que le preguntan: ¿Cómo te pusiste esas piernas? Y él contesta: Con el dinero que me ahorré en calcetines.

Anuncios